sábado, 16 de abril de 2011

Villa Unión debutó en el torneo de ascenso con un triunfo

Venció a Yanda FC por 3-1; los goles del ganador fueron anotados por Raúl Bondi (en dos ocasiones) y William Pardi; para el equipo debutante descontó Luis Reyes.
Villa Unión consiguió una meritoria victoria ante Yanda FC, que hizo el debut oficial en el fútbol de la Liga Santiagueña de Fútbol. El triunfo del equipo de La Curva se debió a que fue más ordenado e inteligente y con un hombre menos desde los 17 minutos del primer período, supo manejar el ritmo del juego.
En el primer segmento el equipo local hizo mejor las cosas y fue más ordenado que su rival. En ese lapso de buen fútbol, Villa Unión consiguió la apertura a los 5, tras una jugada de izquierda a derecha, que Raúl Bondi definió arriba cerca del parante izquierdo del golero Hererra.
En el mejor momento del conjunto de “Bio” Torres, llegó una jugada infantil de Erik Frías quién agredió a un jugador rival y el local se quedó con uno menos a los 17 minutos de juego. Con ese panorama, Yanda FC se fue adelante y el buen juego paso por la suela de Raúl Abdala y Ángel Romero, y las oportunidades comenzaron a llegar para la visita pero falló en los metros finales, mientras que Villa Unión se paró de contra, y Chazarreta, Valdez y Paz se perdieron el aumento.
Los minutos finales fueron para Yanda que ganó la zona de gestación, pero el buen juego, nunca tuvo contundencia donde se definen los partidos.
En el segundo tiempo, Héctor Ayuch hizo dos cambios con los ingresos de Assefh y David Ayuch y nuevamente la visita volvió a llegar con posibilidades, pero Jesús Cardozo estuvo muy seguro en cada intervención.
En el “ida y vuelta”, Assefh se perdió el empate y a los 17, en una jugada de contra, René Paz habilitó inteligentemente a Raúl Bondi, quién ingreso en forma solitaria para definir ante el achique de Mario Herrera para sellar el 2-0.
El partido entró en un clima intenso, con dos equipos decididos a plantear sus “libretos” en el juego, y a los 20 se fue retirado con un corte Chazarreta y Villa Unión perdió a un hombre clave en el sector medio.
Yanda FC siguió atacando y a los 24, tras una serie de rebotes Luis Reyes marcó el descuento, y el cotejo entró en un juego intenso, con algunos roces por el clima, y las oportunidades por ambos lados se potenciaron. El tercero de Villa Unión fue una contra letal por derecha, donde William Pardi ingresó al área, dejó uno en el camino, y su disparo se desvió en un defensor para el 3-1 parcial.
En el cierre, Yanda siguió insistiendo por ambos bandos pero chocó con la seguridad de la última línea defensiva y el buen trabajo del golero Cardozo. Villa Unión volvió a quedar con uno menos por la expulsión de Iván Chami.
Ganó bien Villa Unión por que tuvo oficio y contundencia ante una muy buena imagen del equipo de Yanda pese al traspié.
Fuente: abcdeporte

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Ser bandeño

Ser bandeño, no es simplemente haber nacido en La Banda, es sentirse parte de ella, es reconocer su perfume, sus colores, su melodía, es extrañarla si se está lejos, es emocionarse al escuchar el tradicional vals interpretado por uno de sus hijos, el inolvidable Carlos Carabajal.

Ser bandeño es reconocer que se forma parte de una historia en torno a las vía férreas, habiendo caminado por el andén o visto pasar el tren desde el alto nivel, es recordar aquellas despedidas o bienvenidas en la estación, es entristecerse cuando se supo que el silbido de la locomotora dejaría de sonar o sentir el galope del corazón cuando vio que la máquina regresaba.

El bandeño, forma parte de una provincia llamada Santiago del Estero, pero aclara que es de La Banda y sería la persona más feliz si por algún decreto la ciudad fuera declarada “República” aunque fuera por una única vez.

Ser bandeño es llevar en el corazón los colores de Sarmiento, Central Argentino, Agua y Energía, Villa Unión o Banfield. Es enarbolar las banderas de Olímpico y de Tiro o sentirse parte de cada una de las instituciones que conforman esta ciudad.

Un bandeño es aquel que disfruta de las siestas al lado del balneario, de las zambas y chacareras en Los Lagos con la familia Carabajal, el que goza sus vacaciones noche a noche en La Salamanca, el que celebra la fiesta de su ciudad como si fuera propia.

Ser bandeño es tener respeto por aquellos que hicieron la historia y la cultura, es recordar a Domingo Bravo, Dino Taralli, Adela Llugdar, Blanca Irurzum, Nelly Orieta, Apalo Villalba, Martín Rodríguez, Pablo Raúl Trullenque, Cristóforo Juárez y tantos otros que dejaron un lazo que lo une a lo autóctono y a su sentir.

Ser bandeño no es una cuestión simple, es llevar en la sangre esa tierra prometida que está de Santiago hacia el este cruzando el río Dulce, es defenderla, amarla y elegirla como el lugar en el mundo para vivir y morir.


Autor: Mariela Lizondo